Los adolescentes son especialmente vulnerables al estrés, por eso los adultos debemos acompañarlos de la mejor forma posible.

Aquí algunas ideas que te pueden ayudar