• Carolina Sances

¿SIENTES QUE TU HIJO/A ADOLESCENTE CONSTRUYÓ UNA ESPECIE DE MURO INVISIBLE A SU ALREDEDOR?

Actualizado: 12 de abr de 2019


En mi experiencia profesional con adolescentes y sus padres, pero también en mi propia experiencia como mamá de un adolescente, he visto en ocasiones como muchos de ellos construyen un muro prácticamente impenetrable en torno a si mismos.

En mi consulta escucho repetidamente de parte de papás de adolescentes, frases como “es como si me cerrara todas las puertas”, “cuando niña me era fácil comunicarme con ella, ahora solo contesta con monosílabos”, “cuando intento hablar con él, siento que lo único que está esperando es que me calle y me vaya”, “cuando le hablo descalifica todo lo que le digo”, “he intentado todo para que podamos conversar y que me escuche y nada funciona”. Seguro yo misma las dije muchas veces.




Lo primero que tenemos que hacer es mirar más allá del muro, porque si no lo hacemos, probablemente reaccionemos desde la rabia o el temor y lo expresemos en hiper-control, retos, sermones, amenazas y castigos que caerán en el vacío, o harán más impenetrable aún el muro a su alrededor.


Y es que muy probablemente nuestro/a hijo/a adolescente construya ese muro para protegerse, por miedo, inseguridad, desconfianza, por sentirse incomprendido o invalidado, y por lo tanto, para comenzar a derrumbarlo necesita de ti todo lo contrario de lo que nos puede llevar la rabia o el miedo: necesita seguridad, empatía, aceptación, contención, retroalimentación positiva, conexión.

¿Dirás que a veces pareciera que quiere todo lo contrario?, es cierto. ¿Que a veces hace todo para que suceda exactamente lo contrario y la gente se aleje?, también puede ser cierto.


¿Conoces cuáles son los ladrillos sueltos de tu hijo/a?


Un buen ejercicio que proponen #WilcoxyRobbins en su libro #cómoabrazaraunerizo, es recordar cuando nuestro adolescente era pequeño y debíamos interpretar su llanto para consolarlo. Probábamos con darle leche, abrigarlo, desabrigarlo, acurrucarlo, cantarle, cambiarle el pañal…hasta que lográbamos calmarlo y era porque al fin, habíamos entendido lo que necesitaba de nosotros.


Y con esto no quiero decir que los adolescentes expresan sus necesidades y emociones llorando como un bebé, si no que muchas veces lo hacen en mensajes codificados, con los que parecieran decir “mantente fuera de mi vida”, pero que nosotros debemos aprender a interpretar mejor y, tal como cuando era pequeño, tratar de leer sus señales, adivinar, probar, ponernos en sus zapatos, tratar de mirar el mundo, su mundo, desde sus ojos.





Y como dicen Wilcox y Robbins, debemos encontrar el #ladrillosuelto del muro, porque todos, hasta los que parecen más impenetrables, lo tienen. Un ladrillo que, al sacarlo, debilitará el resto del muro, porque nos permitirá comunicarnos, conocerlo más, entenderlo mejor, escucharlo y responder a lo que necesita.


Un ladrillo suelto puede ser un interés, una actividad favorita, su música favorita, los video juegos, su interés por el sexo opuesto, su gusto por la ropa, los libros, su serie favorita, un deporte, un youtuber, lo que sea, pero que pueda actuar como un canal para atravesar el muro y volver a comunicarnos y conectar él/ella.



Estos esfuerzos por interpretar sus señales, entenderlos, encontrar el ladrillo suelto y conectar con ellos, deben ser constantes y conscientes.


¿Agotador?, sí, bastante. ¿Angustiante?, a ratos sí, y mucho. Pero no podemos abdicar de esa responsabilidad, porque muchas veces ni ellos mismos entienden lo que necesitan, ni saben cómo expresarlo, pero sobre todo porque, aunque a veces pareciera lo contrario, los adolescentes necesitan a sus padres, su orientación, su cercanía y su apoyo.


Y no debemos olvidar que en el fondo de los adolescentes, siempre hay una parte que anhela detener la confrontación para reírse, relajarse y conectar con los papás en un espacio seguro, contenedor y donde se sienta aceptado y querido tal cual es, en el que ya no sean necesarios los muros.

Algo no tan diferente de lo que nosotros mismos, hoy como adultos, necesitamos de otras personas para derribar nuestros propios muros y dejar que otros accedan a nuestro mundo, a nuestra intimidad, ¿verdad?


#adolescencia #crianzarespetuosa #crianzadeadolescentes #padresdeadolescentes #psicologadeadolescentes #programareconecta

188 vistas